Acné

El Acné Vulgaris, conocido como acné, es la condición de la piel más común en los Estados Unidos. Aproximadamente 40 a 50 millones de americanos tienen acné. A pesar de que el acné puede ocurrir a cualquier edad, la mayoría de la gente que tiene acné son adolecentes y adultos jóvenes. Cada año, 85% de los adolecentes en los Estados Unidos tendrá acné.
A pesar que es una condición común, la información confiable es escasa. La información incorrecta puede hacer difícil lograr tener una piel más limpia, por esta razón a continuación se responde a las preguntas más frecuentes que le pueden ayudar a entender porque el acné se desarrolla y como puede ser tratado con éxito.

CAUSAS
A pesar que la causa exacta sigue siendo desconocida, estudios de investigación han revelado cuatro factores clave: aceite excesivo, poros obstruidos, bacterias e inflamación. El aceite excesivo se conoce como sebo, un aceite que nuestros cuerpos producen para evitar que la piel se seque. El sebo aumenta dramáticamente durante la adolescencia cuando las hormonas conocidas como andrógenos estimulan la producción del sebo rápidamente.
Cuando una persona tiene acné, el exceso de sebo no puede fluir libremente a la superficie de la piel, y así se obstruyen los poros. P. acnés es una bacteria que se encuentra en la parte de la piel de todas las personas, crece cuando hay exceso de sebo y causa inflamación.
La inflamación determina que tipo de acné se desarrolla. Un poco o ninguna inflamación acompaña a los puntos negros o a las espinillas pequeñas. Su dermatólogo puede llamar esto un «comedón». La bacteria P. acnés puede producir ciertas substancias que al llegar a la piel que rodea al poro, forman una pápula (espinilla) o pústula (tipo de espinilla llena de pus). Una inflamación más severa puede dar lugar a un nódulo o a un quiste que generalmente son dolorosos. Los nódulos y los quistes son los tipos más severos de lesiones de acné.

EL CUIDADO DE SU PIEL
El lavado excesivo y el restregar la piel no previene ni cura el acné, en cambio puede irritar la piel y empeorar el acné. Los dermatólogos recomiendan lavarse la piel suavemente con un jabón delicado una vez o dos veces al día con agua tibia. Esto ayuda a quitar el exceso de sebo y las bacterias, y reducirá el aspecto grasoso de la piel. Es muy importante el lavado suave cuando utiliza medicamentos para el acné que se aplican en la piel porque pueden ser ligeramente irritantes y los jabones fuertes pueden empeorar la irritación.

LA DIETA Y SU PIEL
El acné no es causado por alimentos específicos, pero ciertos alimentos pueden empeorarlo en algunas personas. Si ciertos alimentos empeoran su acné, trate de evitarlos. No todos los dermatólogos están de acuerdo en cómo la dieta afecta el acné, pero estudios de investigación se están llevando a cabo para determinar si alimentos tales como carbohidratos y productos lácteos tienen un papel importante.
Investigaciones también han demostrado que lo siguiente puede provocar o empeorar el acné:
– La Herencia/ La Genética
– Las Hormonas (No es la menstruación la que empeora el acné, sino el hecho que en algunas mujeres el acné empeora con sus periodos menstruales)
– Tensión Emocional

LOS COSMÉTICOS Y EL ACNÉ
La gente con acné o que tiene la piel propensa al acné puede utilizar cosméticos. Para evitar que los poros se obstruyan, los cosméticos así como artículos de tocador y los protectores solares deben decir en la etiqueta «no-comedogénicos» (no deben causar puntos negros o espinillas pequeñas) o «no-acnegénicos» (no deben causar espinillas). Este tipo de cosméticos se pueden aplicar diariamente y se deben quitar cada noche con un jabón suave y agua tibia.

TRATAMIENTO
Esperar a que el acné mejore por si solo puede ser frustrante. No tratar el acné también puede llevar a la formación de cicatrices en la piel, depresión y ansiedad. Para evitar estos problemas físicos y emocionales, los dermatólogos recomiendan que el acné sea tratado a tiempo. El tratamiento se debe continuar el tiempo que sea necesario para evitar que el acné recurra.
Las promesas de resultados y desaparición del acné de un día para otro suenan estupendas, pero la verdad es que:
– Un tratamiento “de la noche a la mañana” o una cura “inmediata” para el acné no existe.
– Un tratamiento para el acné toma alrededor de 4 a 8 semanas.
– El tratamiento del acné debe continuarse para que sea eficaz.

La razón por la cual el tratamiento de acné toma bastante tiempo para trabajar es que previene nuevas erupciones. El tratamiento no afecta tanto a las espinillas existentes, las cuales mejoran por si solas sin ayuda. Pero como cualquier persona con acné sabe, nuevas espinillas aparecen constantemente, así que el tratamiento se debe continuar según lo prescrito pos su dermatólogo.
Mientras espera que el tratamiento trabaje, puede desear exprimir las espinillas para deshacerse de ellas. Los dermatólogos no recomiendan hacer esto. El exprimir, rascar o tocar constantemente las espinillas tiende a empeorar el acné y causar cicatrices.
Los dermatólogos ofrecen muchos tratamientos eficaces. Antes de recomendar un plan, su dermatólogo considerará muchos factores incluyendo el género, la edad, y la severidad del acné. Para las mujeres, otras consideraciones son el embarazo, la lactancia o si está intentando quedar embarazada. Antes de comenzar cualquier tratamiento del acné, asegúrese haberle dicho a su dermatólogo si algunos de estos factores aplican para que él cree un plan de tratamiento apropiado y seguro.
Los medicamentos pueden ser tópicos (aplicados en la piel) o sistémicos (tomados oralmente). Algunos pacientes reciben un plan de tratamiento que los combina. Otro tipo de tratamiento es el láser y terapias por medio de luz. Este tipo de terapias están siendo investigadas para determinar sus efectos en el acné leve y moderado.

TRATAMIENTO TÓPICO
– Este es el estándar para el tratamiento del acné leve.
– Algunos tópicos comunes que los dermatólogos prescriben incluyen el peróxido de benzoilo, los antibióticos, los retinoides y el ácido salicílico.
– Los medicamentos tópicos existen en varias formas, incluyendo gel, lociones y cremas, su dermatólogo determinará la forma más apropiada para su piel.

EL TRATAMIENTO SISTÉMICO DEL ACNÉ
Los antibióticos orales son el estándar del manejo del acné moderado o severo, el acné que no responde a los medicamentos tópicos o el acné que cubre mayor superficie del cuerpo. Los antibióticos orales que comúnmente se prescriben para tratar el acné incluyen la tetraciclina, doxicilina, minociclina y trimetoprim-sultametaxazol.
La terapia combinada de antibióticos orales y medicamentos tópicos puede ayudar a controlar el acné de una manera más efectiva.
Las pastillas anticonceptivas que contienen estrógeno o las que disminuyen los efectos de las hormonas masculinas (antiandrógenos) pueden ayudar a ciertas mujeres.
Algunas pastillas anticonceptivas han sido aprobadas para el tratamiento del acné. Su dermatólogo puede ayudarle a determinar si esta es una opción eficaz de tratamiento para usted.
Las inyecciones de corticosteroides se pueden utilizar para tratar lesiones grandes y dolorosas, estas inyecciones pueden disminuir el dolor y ayudar a sanar una lesión más rápido.
Un tratamiento sistémico de cual probablemente ha escuchado es la isotretinoína. Este es el único medicamento aprobado por la Administración Federal Estadounidense de Alimentos y Drogas (FDA) para tratar el acné noduloquístico resistente, la forma más severa del acné. Una paciente que está embarazada o que pueda quedar embarazada no debe tomar isotretinoína. El riesgo de un defecto de nacimiento es extremadamente alto, aún tomándolo por un periodo corto.
Mientras que un paciente este tomando isotretinoína, el dermatólogo deberá darle seguimiento al paciente para controlar los efectos físicos y psicológicos. Es importante atender a todas las citas acordadas con su médico.
Hoy en día, hay muchos tratamientos eficaces para el acné, pero no existe uno solo que sirva para todas las personas. Si no ve los resultados que usted desea después de 4 a 8 semanas, debe hablar con su dermatólogo.

TRATAMIENTO DE LAS CICATRICES EN EL ACNÉ
Los avances de la investigación han resultado en una variedad de tratamientos. Los dermatólogos ahora utilizan el láser, la dermoabrasión, el peeling químico, la cirugía y fillers de la piel para proporcionar tratamientos seguros y eficaces. Puesto que las cicatrices del acné son únicas y a menudo tienen características complejas, los mejores resultados se ven con un plan de tratamiento individualizado.

EL CUIDADO APROPIADO ES NECESARIO
El acné no se puede curar, pero se puede controlar. Un tratamiento apropiado puede prevenir cicatrices y ayudarle a sentirse y a verse mejor. Visitar a su dermatólogo le asegura un cuidado excepcional para el acné.